Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular


(l'encuentru los vaqueros al atardecerín
pa dase las noticias del ganao, pa bilurdiar un retu...,
muncho antes del móvil y el wasap... )

"Siempre de camín ente la casa y la cabana",
por Xulio Concepción Suárez
en Revista Asturies, memoria encesa d'un país.
Fundación Belenos,

númberu 33 (pp. 58-89).
2013

Resumen del trabayu publicáu
con motivu de la charla presentá nel
XII Seminariu d'Estudios Asturianos
de la Fundación Belenos,
col tema: "Les brañes.
Un averamientu a la cultura pastoril n'Asturies
".
La Puela d'Allande,
26 ya 27 de payares, 2011
.

Pallabres previes

"La l.larga historia las brañas n’estos montes asturianos, siempre más o menos pindios o escarpaos, pue ser tan antigua como la historia mesma de los corros y las cabanas: dos pal.labras de raíces prel.latinas, abondo más acul.lá las novedaes romanas. O pue estirase tanto esa historia como la vida inmemorial de los caminos ente las cumbres más veraniegas, y la media l.laera o el fondo los val.les, a medía que’l invierno güelve, y l’estancia nos altos nun ye topaera yá nin pa los mesmos animales más monteses.

 Dicen los espertos que la vida emprecipió pelos altos, y bien ye verdá que a el.los tornan los animales, na más las nieves van arremangando l.laera arriba, en cuanto acaba febrero. Toos los animales del monte buscan la altura, a medía que va l.legando la primavera; pero descienden a los fayeos y castañeros, cuando ven que termina la toná de seruenda, y las nieves güelven con fuerza a trascombar los cordales.

Y la xente faría algo paicío desde fai milenta años: ansina diría asentándose pelos altos la pal.labra l.latina *veranea (la época del verano), a su vez de ver-veri (primavera), pues el veranu de los vaqueros emprecipia a mediaos de la primavera. Las palabras na boca de los antiguos nun fallan: dicen lo que hay, nun ye como agora.

Por el.lo, falar de las brañas ye falar de las casas tamién, y falar de los caminos que siempre las tuvieron enl.lurdiás a unas y a otras. Y a la contra: falar de los l.lugares fonderos con tradición ganaera, ye falar de trashumancia más o menos l.larga y duraera. Ni tul año podía resistir el ganao abaxo, alreor de las l.lugares, por falta de paciones frescas palos productos imprescindibles; nin tul año podía resistir el ganao nos altos, pues el pestu, esquesu yá tras la seruenda, nun yos-permitiría sobrevivir las envesnás más inverniegas.

Casa y cabana foron, y siguen siendo, términos xuníos, o recíprocos, nel l.linguaxe los ganaeros hasta estos mesmos días: a medía que va l.legando marzo, pastores y vaqueros piensan yá en dir pal puertu; y cuando va l.legando ochobre, calculan el día de baxar pa casa. Los meses de pel medio, pasábanlos faciendo y desfaciendo el viaxe semanal, a pie o nel borricu. Güei, por pistas o carreteras motorizás, de onde l’abandonu de tantos caminos y senderos tapecíos ente las barcias.

Y pel medio, la casa’l monte

Dexando agora la distinción ente vaqueros, pastores, brañeros y vaqueiros de alzada, centrarémonos equí nesa inmemorial necesidá estacional del movimientu trashumante, que abondo asoleya la toponimia: Inverniego, La Marniega, Busmarzo, La Casa’l Monte, La Primaliega, Braniego, Busdeverano, Torrestío, El Val.le Agosto, Carbaseronda, Toneyu, Penevera…

Ye dicir, aquel.la distribución programá del ganao pa tul año, dende que l.levantaban las nieves na primavera, hasta que ruciaban los cumbriales de los montes sobre noviembre otra vegá. Los pastos habían de tener la so cabana correspondiente pal mes de marzo, abril, verano, estíu plenu, agosto, setiembre…Taba too a la so manera programao, abondo antes del ordenata…

El topónimu La Casa’l Monte de varios conceyos ye abondo espresivu, nun sólo como topónimu, sinon como l.léxicu común: en parte de la zona central asturiana de montaña (L.lena, Ayer…), la casa’l monte ye algo así como la segunda residencia’l vaquiru: una cuadra con cabana, na que emprecipiaban a quedase los vaqueros, a medía que los días facíanse mayores, y necesitaban aprovechar el tiimpu, pa trabayar las fincas intermedias ente’l puiblu y la braña.

Pel día, atendían el ganao y l.limpiaban los praos: rozar, abrir presas, l.levantar pareones, arreglar caminos, empedriar pedreras… Mecían el ganao, dormían na cabana, y pela mañana baxaban al puiblu con la leche para la familia. Dende, el nome de casa’l monte: una segunda casa pa esas épocas intermedias pel año arriba.

Del.las veces, si había l.labores urxentes nel puiblu tamién (tazar, esterronar, l.labrar, cuchar, semar…), el vaquiru podía quedase algún día abaxo, pero a la terdi xubía de nueu a la casería’l monte, pa pobla’l ganao… Y pa seguir colas l.labores de primavera (antes de xubir el ganado al puertu), y dempués de baxalo na seruenda a las carbas intermedias de nueu: a la casa’l monte otra vez. Podemos dir viendo unas cuantas semeyas de too esto que dicimos".

Contautos cola Fundación Belenos:
seminariubelenos@gmail.com

Teléfonos: 985 24 48 11 ya 616 24 23 19
Facebook http://www.facebook.com/fundacionbelenos

Volver a ÍNDICE de contenidos de la páxina:
Xulio Concepción Suárez

Otros trabayos de Etnografía asturiana