Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular

Mamorana

Mamorana es el pueblo de la parroquia de Castiello (Lena), en la carretera que va de La Vega’l Ciegu a Otero. Dista 2,5 kms. de la capital municipal, y se sitúa a unos 430 ms. de altitud. Tiene una población de 27 habitantes.

En busca de los orígenes del poblamiento anterior a la villa Romana (los poblamientos prerromanos), los lugareños citan diversas leyendas en torno a los altos de El Questru y Los Castiechos. En esos lugares más o menos escarpados, permanecen diversas corras, murias, fosos y cercos de lo que dicen fue lugar habitado, con molín de oro y todo. Por ejemplo, citan la copla:

“Bajo El Siirru Pandiirnu
y el camín francés
está el pelleyu de un güey pintu
y el dinero de tres reis”.

Tal vez en relación con las leyendas del Questru, Los Castiechos, el oro y los tesoros, estén los minerales explotados por tradición en la zona: las minas de antimonio y del azogue (términos en versión de los lugareños), en las que trabajaron algunos vecinos de estos pueblos.

Quedan como vestigio las murias (ruinas) de Los Fornos: lugar donde se fundía el mineral, en el valle de Malpica y Vachinascura (sobre Mamorana).


la fresquera:
en aquellos días tan lejos de la nevera;
y con las hábiles manos de Roberto

La villa de Mamorana (lat. villa + Memorius + sufijo –ana, perteneciente al posesor) se hizo famosa por los años sesenta con el descubrimiento del Mosaico Romano de La Iría Vidriales, encontrado ocasionalmente al labrar unas tierras de sembrar en El Fabón, concretamente.

El mosaico consiste en un polícromo entarimado de cerámicas combinadas que forman grabados diversos (aves, peces, panes...). El mosaico se encuentra ahora reconstruido y expuesto en el Museo Arqueológico de Oviedo.

En la actualidad los propietarios de aquellas tierras sembradas siguen sacando nuevas teyas, cachos de ladrillos, cerámicas rotas, por lo que suponen puede haber más restos bajo aquellas tierras de arveyos y patatas. En la "villa Memoriana" , Mamorana hoy, se descubriů en 1921 el mosaico. Un mosaico romano, en fin, bajo una tierra de semar

Descripción del Mosaico por Cayetano y Valentín del Rosal:

"El mosaico se halla formado por piedrecitas de barro cocido, de forma cúbica de un centímetro escaso de arista. Los colores son el negro, el blanco muy puro, el amarillo, el color de rosa, el rojo en diferentes tonos, el morado y un pardo oscuro, como de las pastillas de chocolate.

El dibujo del mosaico formaba un gran cuadro, que cubre toda la habitación, orlado por una gran cenefa o marco de 60 centímetros de ancho, a dos colores, morado y blanco, formando combinaciones de cuadritos de tamaño y forma semejante a los tableros de ajedrez.

El espacio comprendido dentro de ese marco se halla igualmente dividido en cuadros de unos cincuenta y cinco centímetros de lado, por hermosísimas grecas a tres colores, formando un entretejido de líneas rectas y curvas caprichosas.

Cada uno de estos cuarterones encierra un dibujo admirablemente terminado y todos son diferentes. Unos representan esbeltos jarrones a cuatro o cinco colores, cuyas asas y líneas recuerdan las formas griegas. Otros figuran estrellas, medallones, flores también policromadas, etc.

El pavimento del recinto se halla suavemente inclinado hacia uno de los lados y tiene canales de entrada y salida para el paso de aguas, que en otro tiempo debieron correr por allí y el tapiz del mosaico que lo cubre se halla en bastante buen estado de conservación.

La gran extensión de estas inexploradas ruinas, el considerable número de paredes subterráneas y varios otros indicios obligan a sospechar la existencia de otros diferentes mosaicos y de otros objetos que pudieran tener gran valor arqueológico y artístico".

En resumen

El conjunto histórico de Mamorana se completa con otros datos en el entorno inmediato. Por ejemplo, El Puente Romano de La Foxaca: un pequeño puente sobre cimientos de piedra sillar, hoy reconstruido en ladrillo casi en su totalidad. Era el puente que salvaba el río para unir el camín de Senderrey y La Villa Mamorana.

Otro camino empedrado se conserva en buena parte desde los edificios de la villa y el mosaico hasta el pueblo actual sobre el recinto romano (también a punto de desparecer bajo las garras de las palas).

En fin, hoy, Mamorana, El Fabón y La Iría Vidriales del Mosaico caen justo bajo el proyecto de la llamada variante del Payares para las nuevas vías del tren. Otro caso más de posible (inmediato) deterioro medioambiental lenense, que se suma al de Curriechos de La Carisa, El Castiichu Villayana, Los Fitos..., y tantos otros.


delicioso chocolate
con porras (especie de churros)
elaborado por las amabilísimas muyeres
de Mamorana

Ver Mosaico de La Vega'l Ciegu

Ver otros pueblos lenenses

Ver libro Por los pueblos de Lena
(pp. 337 ss.)

por Xulio Concepción Suárez

ÍNDICE general de contenidos