Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular

.

La Señora del Cébrano (1)

Cuando se habla de Teverga es necesario -sin ningún género de dudas- relacionar nuestro concejo con personajes, montañas, monumentos singulares como la colegiata -e inevitablemente con sus momias, aunque no tengan valor ninguno, pues siempre resulta más interesante las piedras y las sombras de su historia que dos individuos encartonados-, la cueva Huerta, los Vigías de Fresnedo, la Calzada Romana de La Mesa y todo cuanto tienen de esencia y de identidad nuestros valles.

No obstante, al profundizar en nuestras raices estamos obligados a dirigir nuestra mirada o a sentir el pálpito del tiempo en un altozano, a mitad de ladera, donde se levanta un santuario mariano en el que se venera la Virgen del Cébrano, patrona de los teverganos, lugar anual de encuentro y reserva espiritual de los hombres y mujeres de nuestro solar y de aquellos que se fueron un día en busca de nuevos horizontes.

En estos tiempos se conmemora el cincuenta aniversario de la coronación de la Virgen, como Señora del Cébrano y es esta una buena ocasión para que, en las páginas que siguen, encuentren los lectores habituales de la Historia y de la Vida de Teverga, estudiosos, peregrinos y devotos, un libro donde se recoge la esencia del santuario de Carrea a través de los textos literarios que se han podido recopilar unos, mientras que otros, han sido escritos para la ocasión por algunos de los escritores que han dado nuestros valles.

A falta de un estudio riguroso realizado por expertos y estudiosos en historia, arte y arqueología, entre otras materias, las páginas que siguen en esta introducción están compuestas con datos y apuntes que se han ido obteniendo de un lado y de otro, con prudencia y de manera ardua toda vez que no hemos encontrado trabajos dedicados concretamente a la historia y vida del santuario.

Una buena parte del material recogido ha sido a través de la palabra oral, cuya generosidad es siempre de agradecer pero con la cautela, a la hora de trascribirla, que requieren estos casos.

artículo siguiente

Volver al menú

Volver a publicaciones

Índice alfabético de contenidos de la página