Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular

.


Los segaores de Casorvía,
caún na so cañá de l'astaya (l'astazá)
(foto de Gloria Muñiz)

Los trabayos y los días:
na seronda,
pel invierno alreor del fuíu,
na primavera arriba...

Nun había tiimpu p'aburrise

A ver si pueo enriestrar unas cuantas palabras pa cuntavos algo de lo que se facía en Casorvía van detsos años.

Na seronda, coyer, dumir, cuchar...

Pela seronda díbase a castañas; habían preparase las morgazas, pa pañar los arizos que había baltao l'aire o cayían al dumir; los guajes coyían las cañuelas n'una fardela; las meyores, las valdunas, grandes y que retsumaban. Los arizos metíanse na corra pa esbitsar más terde; abríanse y dexábanse las bitsecas; y ya, en casa, las más ruinas tsábanse a los gotsos; las otras, preparábanse cocías, asás, corbatas, en pote etc.; y algunas dexábanse pa mayucas.

Tamién habían tsimpiase los praos de fueya, garbos, canones esgayaos, garabuyos y maleza que se quemaba n'un borrón. Después, a cutsar pa los praos y las tierras; no más bonacible cola carreña; y no más cuesto, a estera, del caballo o burro.

Ya pel invierno, el samartín...

Y nun pue olvidase el Samartín; corábase'l gutsu, que’l probe daba unas berrías que se oyín en tul vatse, hasta que espurría la pata; abríase y dexábase colguéu con un pintor tola nuitse; y si yera un berrón, dos; estayábase y salábanse los xamones y tsacones. 

Las muyeres diban a tsimpiar las tripas a la reguera, que después valían pa embutir las morcietsas; picábase la carne, las cebotsas, algo tocín, y amasábase el picadillo y el mondongo; adobábanse el rabadal y las costietsas y embutíase; los chorizos, cola máquina; y las morcietsas, con un embú fichu d'un cuirnu de alguna vaca moca.

Ah! Y tsevábase la preba a los vecinos. Los chorizos, morcietsas y adubu habían afumase. Colgábase nas baranzas, y tizábase'n suilu un fuiu encisu con unas cádabas; y después tsábase tseña verde pa que ficiera bon fumezu. Prestaba muncho calecer alreor del fuiu, y oyer cuentos de tsobos apaicíos que cayeran per un forfagón o un sotembiu; o dichos como:

Pastor que estás en el monte
y comes pan de centeno
si te casaras conmigo
comerías trigo bueno
.

Una estrella en la frente
tiene mi burra
que hasta los animales
tienen fortuna
.

Escuchando cuentos al mor del fuíu, con los güeyos bien abiertos, en sin alendar

Los guajes nin alendaban oyendo los cuentos. A ca poco tsegaba  daquien esmorecíu y poníase a la veriguina'l fuiu. Si había pote colguéu de las pregancias con estsavas pa los tsabascos, los guajes metían castañas a cocer y alguna patata, que facía falta un bon canil pa da-ys una taragañá; y, a veces, algún más contraforgusu, tiraba castañas en sin picar y cuando restetsaban, las muyeres nun paraban de reburdiar.

A veces amasábase en casa, dexábase la masa tseldar na masera, y después al forno bien roxéu. ¡Qué bien sabía aquel pan! ¡Qué ricas las botsas!

Pel invierno tamién habían metese las vacas na cuadra; atábanse col cotsar engantséu al guncio, y isti, a la retriga. Pela mañana había que poblar: lo primero, esmesar na petsa col gabitu, tsar la yerba abaxo pel bucarón y repartir pel preselbe, saca'l cutso, que a veces yera maratana, si se-ys echaba segao a las vacas; tsimpiar la xacea y la canal; y curiar al buscar: si dexabas el zapicu na zapiquera, que nun cayeran tsixos.

Si nun nevaba, soltábanse las vacas pel preu, o emponíanse carba arriba; y nun había peligru de que entelaran, podían morrer del montesín, pero entelar seguro que non...

En sin un migueyu de retezu: nun sobraba ná; too se aprovechaba

Cuando nevaba, los guajes xugaban a esguilar pela ñeve, faciendo como que esquiaban; y los homes iguaban pelos aperios; preparaban mangos, garabatos, estiles, calzaúras, tsiñuelos, reyeras, caidones, palos pa los forcaos, xebatos...; forgábanse y, si los mangos yeran pa forcones, palas o azaos, habían pulgase bien col rasiru; tolo que se retazaba diba pal fuiu.

N'aquetsos tiempos nun sobraba nada; los retazos de la comía diban palos gotsos; si yeran de maera, pal fuiu; y lo otro pal cutso. Si quedaba alguna lata, facíase un calderucu, si yera grande, si non, valían pa tsevalas pal monte y dexalas a la vera una fonte pa beber; y tamíen valían p’arremendar alguna madreña. Ah! Y las ferraúras gastás nun se tiraban, valían pa pinas y pa pinchos pa arrastrar maeros colas caballerías.

Andar a floritos, a mofo pal Nacimientu, a niales...

Otra cosa prestosa yera andar a floritos: pa los guajes, un día de fiesta; a xagüina, a manzanilla, a oriégano, al té de las penas y entrá la seronda, a nielda. Pa Navidá andábase a mofo pal Nacimiento; güey tsevaríanlos pala cárcel.

¡Hay que ver cómo cambian los tiempos! Pela primavera andaban a niales, a ver cuántos sabía caún; siempre había que tener cuidao de que las páxaras nun los noxaran; había que cucar muy disimulao  y nun ximielgar muncho las xebes.

Los que más valían yeran los de raitán, de xarrica y de turdu, o malvís; los de pega yeran fáciles, pero yera difícil acoxar, porque las pegas facíanlos muy altos, casi nel picalín, los de palomba nun valían; los de gleyu yeran difíciles porque facían el nial pal monte; pero lo que nunca topemos foy un nial de xingalréu, escúrroque venían cola ñeve de lloñe.

Esmeruxar, andar delante las vacas, bien derechos pel quentu'l riigu alantre...

Y las tierras nun ye que nun dieran tsabor; primero tsimpiar la miruxa, y después de cutsar, había que tazar cola cambietsa, y semar col aréu de maera, curiando de facer bien derechinos los riegos. Los guajes, que casi siempre diban delante la parexa, tenían que andar vivos al regolver nas tornas, de nun cayer pel sucu, o tsevar un porretezu del caidón. Después las muyeres satsaban y arrandiaban. Más arriba, quedaba coyer el pan, las patatas y la borona.

La primavera tsegaba entsía de promesas. La fueya emprincipiaba a salir primero per baxo'l tsugar, y poco a poco diba xubiendo hasta que pel monte brotaban las tsameras, las fayas, el cornapú, el cafrisnu, la mostayal... Más o menos per Semana Santa, había que espiar qué cerezales florecían primero; y en cuantas que apicalbaban las cerezas ya andábamos acoxando pelas cerezales; comíamos hasta las pebidas.

Ya más arriba, a nisos, a las ablanas y ablanos, a marmietsos...

Más terde, tocaban los nisos y mirar a ver si maurecían los piescos; y a últimos del verano, los marmietsos, que había pocos; per contra había manzanas abondo y peras de San Xuan, y algo más tardías; de las manzanas nun se dexaba nin el musicu. Per otubre tocaban las ablanas, ablanos y nueces.

Otra manera de pasa’l tiimpu yera apostar a quién vía más animalucos; yera fácil ver las xaroncas, y algo menos las sacaveras. Xubiendo un poco per cima’l tsugar, ya se topaban los raposos y esquiles; más difíles de ver yeran las mostalietsas y melones; casi imposibles las fuínas; a veces, pa velos, había que pasar per barcias y fotserales y entatsar hasta la rodía; las muyeres encamentaban bien a los guajes, pero si se tsegaba con alguna mataúra, encanábase, y en cuantas que se alicaba, a l'utru día, más de lo mismo.

A catar esperteyos, a gritsos...

Nas terdes de verano salían los esperteyos, y de nuitse los cocos de tsuz. Pero lo que nunca vimos foy un cuélebre. A veces tamíen los guajes andaban a gritsos; escarabicando o mexando nos furacos pa que salieran.

Yo tuve unos cuantos n'una xaula que me había fecho mio padre, hasta que una nuitse punxéronse a cantar armando un concierto pimpanudu; mio padre, que tenía que tsevantase pal tranvía la mañana, pañó la jaula y arrefundiola al medio'l camín; yo bien que lo sentí, pero como tenía suinu, adormecíme tsuíu, y tuve suañando colos condelgaos grillos hasta l'amanecerín.

Desencurniar el gaeñu, engarzar, desengarzar...

La tarea más importante del verano yera la yerba. Había que desencurniar el gaeñu, cabruñar, preparar l'estil...; y ya'n préu, engazar y desengazar pela fastera más bonacible. L'argana, na más que daba el sol, yera difícil de cortar, porque doblaba y el gaeñu pasaba per cima; y si apertabas el coción al tapín, daba igual: nun había manera de sacar maretsu seguíu.

Después, esparder, desaverar, revolver, estolexar, agarabatar, amontonar...;  y to esto mirando pa Pena Ruea, a ver si venía tsoviendo. Si la cuadra taba cerca, palanquiábase; y si non, a acarretar col forquéu; había cargase bien pa que nun s'entornara; en tsegando metíase la yerba nel payar, calcando aprietao a la vera la sotravia, y curiando de nun turriar nos cabrios.

En acabando, entsurdiábase la soga, y a per utru viaxe, teniendo cuidao de que a las vacas nu-ys diera por moscar. Si la yerba nun cabía en payar, facíase una vara que acababa nel rodiitsu, paque nun furara l'agua ente'l pelu y la yerba.

Hasta coyer el pan n'andecha, dir al rabil...

Ya entréu Agosto, tocaba coyer el pan; preparás la carra, la güexa y las mesorias, emprincipiaba l'andetsa. Por cierto, de las mesorias hay un dicho:

Ya nun vas a las andetsas
porque nun tienes mesorias,
dexarete yo las mías
y coyeremos a solas
.

Las muyeres cantaban emprincipiando de baxo pa riba las estayas. Después, en tsugar, tocaba mayar col manal, y aventar, xubiendo bien el venu, y separando'l grenu de la poxa, que dexaba'l gargüilu escariotéu; si yera escanda, había portase al rabil que tenía José Benino nel Carril, pa separar la erga; Carola yera la que lu facía funcionar y nun dexaba que la tracalexa parara de ruxir.

            Quedan munchas más cosas pa cuntar, así que ya veyéis: nun había tiimpu pa aburrise, y en sin Internet nin móviles.

Volver a pueblos

Volver a índice alfabético de contenidos